La evaluación de 360° grados es una herramienta que se está volviendo cada vez más popular en las organizaciones modernas para evaluar el desempeño del personal y diseñar planes de desarrollo.

Proporciona una perspectiva real del rendimiento de la persona evaluada tanto para ella como para sus supervisores directos, ya que el informe se genera desde todos los ángulos (supervisores directos, compañeros de trabajo, asistentes y otros).

Con los resultados, el empleado puede tomar medidas para potenciar su rendimiento. Los resultados también proporcionan a los supervisores del empleado la información necesaria para tomar las decisiones correctas.

Metodología

La evaluación de 360 grados se aplica de la siguiente manera:

1.- La persona que será evaluada se autoevalúa con un cuestionario. Luego, también se pide al supervisor de la persona, a sus compañeros de trabajo y a sus clientes que completen un cuestionario relacionado con la persona evaluada. Esto permite identificar la diferencia entre la auto percepción del empleado y la percepción de otros que interactúan con él.

2.-El cuestionario de evaluación contiene entre 80 y 120 preguntas enfocadas en las prácticas ejecutivas modernas de las organizaciones actuales.